La brújula dice por ahí

La brújula dice que es por ahí, pero no dice nada más. Es lo que me pasa cuando empiezo un nuevo proyecto pro­pio. Primero aparece la necesi­dad, que es como la necesi­dad de comer o dormir. La difer­en­cia es que es una necesi­dad sin nom­bre, que tiene que ver con el hacer. Es como nave­gar en medio de una niebla espesa, donde de repente la aguja de la brújula se clava en un norte invis­i­ble y no hay otra que ir a explorar.