entrevista :: Fabián Forte : “A mí siempre me gustó el cine de género… Creo que es lo que hace que la gente vaya al cine, que el cine no muera y permanezca vital”

 Entre­vista

:: Fabián Forte ::

 

 

Viajo en el 56 desde la Fac­ul­tad de Filosofía y Letras hasta Con­greso. Estuve todo el día de acá para allá y estoy un poco cansada. Aprove­cho que se des­ocupa un asiento para sen­tarme y dedi­carme a mirar por la ven­tanilla. Pero no, no puedo. Pienso en todo el mate­r­ial que vi de Fabián Forte y en los artícu­los que leí. Busco en la cartera el cuader­nito con las pre­gun­tas y las ano­ta­ciones para la entre­vista. No lo encuen­tro. Me pongo nerviosa, doy vuelta el bolso: se cae el ano­ta­dor. Lo odio, lo miro con bronca en el suelo del colec­tivo y justo cuando me decido a agacharme para agar­rarlo, un hom­bre hace el mismo movimiento que yo. Nos move­mos exac­ta­mente en el mismo momento, como coor­di­na­dos. Hasta que en cámara lenta nos chocamos las cabezas. Le agradezco y lo miro. Está vestido de color gris de los pies a la cabeza. Me son­ríe de man­era fría, robótica y no deja de mirarme. Me inco­moda, pienso en ale­jarme rápido pero me tiene atra­pada con esos gestos y esa cara. Me recuerda a alguien, es como la ver­sión infe­liz y fría de alguien que conozco. Por detrás de su cabeza veo la cúpula del Con­greso. Me tengo que bajar, me bajo. El hom­bre me sigue con la mirada desde el colec­tivo. No me gusta lle­gar tarde, camino muy muy rápido y llego justo a horario.

Fabián me recibe con mate y buen humor. Saco el ano­ta­dor como para hacer algo, tam­poco lo nece­sito tanto.

Sol Sali­nas: Bueno, pen­sando en tus pelícu­las, en la var­iedad de tu pro­duc­ción y en este último tra­bajo tuyo La Cor­po­ración, pensé en comen­zar pre­gun­tán­dote acerca de la expe­ri­en­cia de fil­mar en for­mato indus­trial, ¿cómo se ve afec­tado tu tra­bajo según el medio en el que estás tra­ba­jando? Me refiero a tra­ba­jar en pro­duc­ciones inde­pen­di­entes ver­sus tra­ba­jar en una pro­duc­ción indus­trial.

Fabián Forte: Mirá, en  esta ocasión yo ya tenía el equipo armado… los pro­duc­tores pre­sen­taron el proyecto al INCAA pero yo ya tenía el elenco y el staff téc­nico y me lo respetaron.

S: En relación a la parte artís­tica, ¿Es sólo una cuestión de que podés gas­tar más  dinero o qué?

F: No tuve mucha difer­en­cia. Todo lo cre­ativo pasó por mi lado, por mi cri­te­rio y Cin­ema­group respetó todo. Ellos opin­a­ban pero yo decidía. Yo estoy en la pos pro­duc­ción hasta el final de la película… En la pre pro­duc­ción y en el rodaje tuve tanta lib­er­tad como en mis pelícu­las inde­pen­di­entes. Cuando hay un pro­duc­tor de por medio, es nor­mal que opinen “cortá esto, mové aque­llo, cam­biemos esto, cam­biemos el final” Pero en este caso yo tengo el dere­cho del corte final de la película, eso se arregla con los productores.

(Tiempo)

Pero es cierto que cuando hacés una película inde­pen­di­ente tenés lib­er­tad abso­luta… incluso acerca de lo que querés con­tar, ¡podés hacer una película porno si querés!  Ahora, si entrás en el mer­cado no creo que tus  pro­duc­tores te lo per­mi­tan en tanto se acorta el mar­gen de público posi­ble  y ellos jus­ta­mente quieren que la película sea vista por la mayor can­ti­dad de gente posi­ble. Lo bueno de hacer pelícu­las inde­pen­di­entes es que vos con­tás lo que querés, haces todo como vos querés, tenés toda la lib­er­tad, elegís TODO.

S: La difer­en­cia prin­ci­pal entonces podría estar en la mayor llegada.

F: Sí, es mayor la lle­gada porque es una película de estreno com­er­cial. Las pelis inde­pen­di­entes no tienen dis­tribuidor y no con­tás con fecha de estreno. En el estreno com­er­cial el dis­tribuidor apuesta por las copias de las pelícu­las y las dis­tribuye en el cine. Entonces se estrena un jueves y la peli se proyecta 4 o 5 veces en el día, según la duración. Cuando hacés una inde­pen­di­ente  estrenás un poco donde  podés.  En el 2007 estrené CELO en la Alianza Francesa, que fue un espa­cio que me dio la revista Haciendo Cine, luego se pre­sentó en Cór­doba. No fue un estreno comercial.

S: Vos te encar­gaste de la dis­tribu­ción y de la difusión, que es de lo que no te vas a encar­gar ahora.

F: Claro, yo no me encargo ni de la prensa, ni de la dis­tribu­ción…  voy a tratar de apor­tar desde el dis­eño pero la última pal­abra la tiene el distribuidor.

 

(Tiempo)

Cuando vendí CARNAL a EEUU los yan­quis hicieron un póster dis­tinto,  un póster hor­ri­ble. Yo les dije que no me gustaba, pero me respondieron ESTO ES ASÍ.

S: Leí que a CARNAL  tuviste que hac­erle unas cuan­tas mod­i­fi­ca­ciones,  ¿no?

F: Sí, CARNAL entró en un fes­ti­val de EEUU y del mismo fes­ti­val me con­tac­taron y me dijeron que había unos com­pradores intere­sa­dos que mane­ja­ban todo lo que es for­mato DVD. En esa época había como una cor­ri­ente de vender pelícu­las argenti­nas de hor­ror — en el 2005– 2006 -, y en EEUU se interesa­ban mucho en nue­stro cine de hor­ror, en el cine argentino y lati­noamer­i­cano. Hor­rar le decían. Y bueno, se con­tac­taron con­migo y me pidieron de agre­gar algu­nas esce­nas; así que agreg­amos dos esce­nas que ellos escri­bieron porque no les gustaba el final de la película. Y yo acepté,  me venía muy bien en lo económico, así que mod­i­fiqué el final.

S: Y que final te gustó más, ¿el que te pro­pusieron ellos o el original?

F: Me gusta más el de ellos… El mío está téc­ni­ca­mente malo… esa peli la hice en 5 días porque tenía la plata para alquilar la cámara por esos días. Y el final lo resolví con el tipo de la cámara que me estaba res­pi­rando en el oído, dicién­dome “Dale, que me tengo que ir, me tengo que lle­var la cámara”.

JAJAJAJJAAJ

Fue una película muy vis­ceral. Está edi­tada en cámara por lo que la grabé de una man­era cronológ­ica, como un ejer­ci­cio. Ellos pen­saron en el mer­cado y en que la película sea neta­mente de ter­ror. MALA CARNE empez­aba como una película al estilo de Eze­quiel Acuña: dos ami­gos  van a com­prar pizza,  cono­cen dos chi­cas y luego el filme se va trans­for­mando en una película de ter­ror. Los yan­quis querían que la película sea toda de ter­ror, querían que cuando vos te sientes veas que es una película de ter­ror y no de dos pibes cam­i­nando por la calle.

S: Jus­ta­mente, quería pre­gun­tarte un poco por la relación entre el cine de género y la indus­tria, de lo que podría ser una oposi­ción entre el cine de autor y el cine de indus­tria. De tu lugar como artista. Ellos te pidieron que te ajustes a cier­tas reglas de cierto género. ¿Te parece que siem­pre hay una relación entre los géneros y la indus­tria ?. En las pro­duc­ciones argenti­nas o en Buenos Aires, ¿te parece que las pelícu­las  indus­tri­ales respetan las reglas del género?

F: A mí siem­pre me gustó el cine de género…  Creo que es lo que hace que la gente vaya al cine,  que el cine no muera y per­manezca vital. No quiero hacer una película boluda, para que vaya gente descere­brada y diga “¡Ah! jaja me reí de la mina que sale en bolas”. Pero tam­poco quiero hacer una película en que sólo haya una señora dos horas haciendo ñoquis y no tenga ninguna estruc­tura, nada para con­tar… La indus­tria argentina actual y la de estos años no apoya ese tipo de películas.

(Tiempo)

Yo creo que las bue­nas pelícu­las tienen el punto justo, son filmes de autor, atra­pan al público… una gran película para mi es “Niños del hom­bre”, es una peli que tiene una impronta muy fuerte. El direc­tor es Alfonso Cuaron. Es una crítica social, es fan­tás­tica, está exce­len­te­mente fil­mada y es una his­to­ria bas­tante orig­i­nal. Y es ese al tipo de cine que apunto….  Me perdí del tema en sí.

Jaj­ja­jaja

S: Yo te estaba pre­gun­tando por la relación entre el cine de género y la indus­tria acá, en las pro­duc­ciones locales.

F: Mirá, hasta hace unos años atrás, el INCAA apoy­aba pelícu­las que yo con­sidero fes­ti­valeras, que están hechas para ganar fes­ti­vales. Donde lo actoral, lo dis­tinto, lo local­ista, fun­ciona. El INCAA apoya muchas veces  ese tipo de filmes aunque ahora se está abriendo a otras cosas.

S: Con respecto a eso, ¿Te parece que lo local en Argentina y Sudamérica se entiende sólo por el lado de la pobreza?  ¿Esta es la relación?

F: Eee­hhh bueno, no, no, depende. En una época  había muchas pelícu­las de desa­pare­ci­dos y las sigue habi­endo, porque  pasan los años y se asienta más lo que uno tiene que decir sobre ese tema. Los mil­itares mar­caron hasta el día de hoy el país…

(Tiempo)

Pero creo que el INCAA hoy día se está abriendo a pelícu­las más com­er­ciales, lo digo porque por ejem­plo tra­bajé de asis­tente de direc­ción en DIABLO, de Nicanor Loreti, que es muy buena y que ganó en el Fes­ti­val de Mar del plata como mejor película nacional y es una película de género. Es de acción, es diver­tida y  hace que la gente vaya y se ría sin tomarla por estúp­ida. Es el tipo de cine que a mí me gusta. Tra­bajé en muchos proyec­tos que van por ese lado y  por eso creo  que el Insti­tuto  está abriendo canales a este tipo de pelícu­las, quizás más comerciales.

S: Y en relación a tu última peli, LA CORPORACIÓN,  ¿prima el  género o el autor?

F: Creo que tiene las dos cosas. Al escribirla ya sabía que sería una mez­cla de géneros. Empieza siendo un poco cómica, hay esce­nas que son dramáti­cas, otras per­tur­bado­ras, otras de espi­onaje, de sus­penso. Luego vuelve a lo cómico. Va mutando…

La mez­cla de géneros me interesa especialmente.

(Tiempo)

La peli tam­bién habla de la soledad, que es un tema uni­ver­sal  y del sis­tema en tanto trata de con­vencer­nos de que  con dinero com­prás todo lo que querés.

S: Entonces me decís que tiene dis­tin­tos géneros, los que nom­braste. Y si la quisiéramos pen­sar como cine de autor, ¿cuáles serían tus mar­cas autorales?

F: Mmmm, nunca lo había pen­sado realmente.

(Tiempo)

A mí me gusta mucho el cine de Terry Gilliam, pero es tan grandilocuente que no lo puedo tomar como ref­er­en­cia de creación aunque sí de cre­ativi­dad. Me gusta Lynch, Scors­ese, Lin­klater , los  clási­cos… Mi edi­tora me hace ver que LA CORPORACIÓN tiene muchos momen­tos pare­ci­dos a CELO y tiene momen­tos de DOSIS tam­bién… la ilu­mi­nación… me gus­tan mucho las esce­nas en penum­bras. Me gus­tan mucho las pues­tas cén­tri­cas de cámara y la cámara en mano. Me trans­mite como un pulso, una real­i­dad, como que la his­to­ria crece y tiene más vida. Me encanta fil­mar en las calles al mediodía, cuando la luz es más pareja. Son cues­tiones que a veces uno no puede tomar porque depende del plan de rodaje y no siem­pre te podes dar ese lujo.

En cuanto a los tiem­pos, por un lado el for­mato indus­trial te obliga a ter­mi­nar la película en tal plazo. Pero por otro, en un for­mato más inde­pen­di­ente tenés por ejem­plo el límite de la cámara, que la alquilaste por tan­tos días…. Pensé todas mis  pelícu­las en cuanto a tiempo. En las pelícu­las inde­pen­di­entes de bajo pre­supuesto, bueno, no podía tener a la gente tra­ba­jando un mes gratis. Primero, porque me iban a decir que no y segundo porque me parecía ridículo. Entonces, el sis­tema de tra­bajo que util­icé fue grabar los fines de sem­ana durante cinco sem­anas. MALDITOS SEAN! - que se estrena el próx­imo 3 de enero– son tres his­to­rias y cada his­to­ria la hici­mos en años dis­tin­tos: 2008, 2009 y 2010. Y siem­pre filmábamos en febrero porque el 70% del equipo estaba disponible.

Cuando escribí LA CORPORACIÓN lo hice pen­sando en un guión cer­rado en  2003, todavía no había empezado a tra­ba­jar en el cine com­er­cial. Luego, con la expe­ri­en­cia te vas dando cuenta de cómo es el tra­bajo y me di cuenta que los guiones tienen que ser coher­entes con el pre­supuesto porque, si no, te encon­trás frente a un mon­struo;  tenés que empezar a trit­u­rar guiones y sacar escenas…

S: Mirá qué increíble, la escribiste  sin pen­sar en la pro­duc­ción y ahora la podés realizar con todo.

F: Jajaja, si, un flash. Mien­tras la real­iz­aba pens­aba que hoy en día haría una película dis­tinta, con pocos per­son­ajes y aden­tro de una casa. Pero es una his­to­ria que me enam­oró y pasan los años y me sigue gus­tando y hasta el día de hoy tuve ganas de hacerla.

(Tiempo)

¡Está lleno de prob­le­mas el cine!  Vos pensá lo tenés, no sé,  a Pablo Echarri. Buenísimo, acordás una guita con él y todo cierra genial. Entonces te dice yo hasta el 15 de junio estoy y vos tenés que hacer que el rodaje ter­mine el 12 o 13 de junio y lo mismo te pasa con todo el elenco. Y ni hablar del dinero, cada día extra es plata extra. Es todo una his­to­ria y por eso es mucha más pre­sión tra­ba­jar indus­trial­mente. Tenés que ser muy con­sciente de los tiem­pos,  tenés que saber que la película que vas a hacer la tenés que hacer de una man­era económica en planos y acer­tada en recur­sos.  Quizás te pusiste demasi­ado exi­gente, que es algo que suele pasar en las óperas pri­mas y bueno,  la película se te escapa de las manos.

S: Y en cuanto al futuro… ¿Te interesa seguir en los dos cir­cuitos porque encon­trás en cada uno difer­entes estímulos?

F: Yo quiero diri­gir y  me encan­taría tra­ba­jar en los dos cir­cuitos para­le­la­mente. Lo que admiro jus­ta­mente de este direc­tor amer­i­cano Lin­klater es que tra­baja en Hol­ly­wood y sigue haciendo sus pelícu­las inde­pen­di­entes. Hace TAPE y esta buenísima.  El  tipo no se casó con el cine espec­tac­u­lar de Hol­ly­wood, real­iza sus propias pro­duc­ciones tam­bién. A mí tam­bién me gus­taría el día de mañana tener unos man­gos ahor­ra­dos y darme algún lujo. …

Para con­tac­tar a Sol Sali­nas, click­ear aquí

Print This Post Print This Post

Dejar un comentario

 

 

 

Se pueden usar tags de HTML

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

*

Archivos