Érase una vez un inglés en Patagonia. 2da Parte

221234041_640

Cuando algo cier­ta­mente grande ocurre sue­len ser muchos los ojos que lo están viendo. Y muchas las lenguas que sal­drán a con­tarlo. Entonces, recuerda esto, las vie­jas his­to­rias que jamás se cuenten alrede­dor de un fuego, alrede­dor de otro se con­tarán”, dice Vieja Kush, la sabia anciana husi­huilke de La Saga de los Con­fines, de Lil­iana Bodoc. La trans­misión oral implica redun­dan­cia, que la memo­ria no quede aca­parada en una sola voz, sino que se replique y se repita. El doc­u­men­tal­ista, en algún punto, es un bus­cador de tesoros: debe inves­ti­gar para encon­trar rutas y debe apren­der qué pre­gun­tas realizar para poder acti­var las his­to­rias ocul­tas en la cotid­i­an­idad de sus interlocutores.

Leer Érase una vez un inglés en Patag­o­nia. 2da Parte completa

Archivos